1 de América: Roberto Tobar llevó la bandera del referato chileno a la cima del continente

Luego de dirigir 6 finales continentales en los últimos dos años, el árbitro internacional fue calificado por los especialistas como el mejor de la temporada 2020.

Por Daniel Pérez Pavez

Tan llamativas como irrefutables, las estadísticas avalan el mejor momento en la carrera profesional de Roberto Tobar, el árbitro internacional chileno que, en virtud de ese notable rendimiento, ha sido calificado como el mejor de Sudamérica por los medios y los especialistas del continente.

El ingeniero informático de 42 años terminó el 2019 en la cúspide del referato internacional, completando un ciclo de consolidación que se refleja fielmente en las seis finales continentales que ha dirigido en las últimas tres temporadas: la Recopa Sudamericana 2017, la final de ida de la Copa Libertadores 2018, la final de vuelta de la Copa Sudamericana 2018, la Recopa Sudamericana 2019, la Copa América 2019 y la definición en Lima de la Copa Libertadores 2019.

El 18 de diciembre pasado, el juez condujo un encuentro trascendente en el Internacional Khalifa de Doha, Qatar, en la semifinal de la Copa Mundial de Clubes, entre Monterrey y Liverpool (1-2). Sin embargo, el mayor reconocimiento lo obtuvo tras cumplir un arbitraje que fue calificado de “perfecto” en la final de la Copa Libertadores de América, el 23 de noviembre en el Monumental de Lima, cuando Flamengo venció 2-1 a River Plate.

Luego de ello, el referí argentino Ángel Sanchez sostuvo que “ha logrado una credibilidad impresionante en los protagonistas a través de sus aciertos y experiencias”.Y así lo refrendó el histórico Javier Castrilli, quien afirmó que “Tobar es el mejor sudamericano en la actualidad”.

Roberto Tobar ostenta categoría FIFA desde 2011 y en 2015 tuvo sus primeras incursiones a nivel internacional en el Mundial Sub 17 que se jugó en nuestro país. Ya estaba afianzando su desarrollo cuando en 2016 dirigió varios partidos en torneos sudamericanos, pero dos años después sería la oportunidad de su prueba de fuego: dirigió la primera final de la Copa Libertadores cuando se enfrentaron Boca Juniors y River Plate, en La Bombonera.

En casi nueve años, su camino pasó por todas las instancias competitivas e, incluso, atesora otro registro histórico: se transformó en el primer juez en utilizar el VAR en Chile. Y ahora, con las clasificatorias mundialistas en su horizonte cercano, Tobar disfruta el privilegio de haber instalado la bandera del referato chileno en la cima de América.